Señora Carmena:

Resulta intolerable su actitud de entregar su acta de concejal. Resulta intolerable que, después de que se sirvió del apoyo de Podemos para ganar la alcaldía de Madrid, hace ahora cuatro años, en el momento en que no puede seguir en el cargo, diga que renuncia. Es un acto de cobardía. Del mismo modo que fue una traición a la formación que otrora confió en usted, el que prescindiera de ella con desdén, como diciendo… (para continuar leyendo pinchar aquí)

 

¿Lo compartes?

Opinión, politica

Carta abierta a Carmena

Imagen
Opinión, politica

Carta abierta a Íñigo Errejón

Querido Íñigo:

Soy partidario de la unificación de las izquierdas, de hacer un frente común frente al fascismo que  ha crecido en los últimos tiempos, pero las cosas no se hacen de ese modo.

Tú fuiste elegido en unas primarias, por la militancia de la formación política a la que perteneces. Es una formación política que se define claramente por su transparencia y porque las decisiones de calado se toman desde las bases, sometiendo cualquier gran iniciativa a su aprobación. De otra forma, sería un partido al uso, un partido de la vieja y tradicional política, un partido representativo, donde los líderes hacen y deshacen a espaldas de los que lo sostienen y lo conforman.

Por eso has traicionado esos principios. No puedes tomar una decisión de forma unilateral y presentarte como el adalid de Podemos en la Comunidad de Madrid. Si estás convencido de que la mejor solución para la gente es ir con el partido de Carmena, renunciando a las siglas de Podemos, deberías haberlo planteado para que se sometiese a la decisión de los que forman el colectivo. Puede que la propuesta hubiese salido adelante. Nadie de Podemos desea una solución para Madrid como la de Andalucía.

Sin embrago, te has comportado de un modo caudillista, tomando una iniciativa que no te corresponde. Y si deseabas abandonar Podemos, también podías haberlo hecho, nadie iba a retenerte, ya lo han hecho otros, pero eso se pone en conocimiento con tiempo. Por eso da la impresión de que en tu actitud existe un interés personal, por encima de un interés colectivo, y eso me recuerda a otros personajes como la recién defenestrada en las urnas Susana Díaz,  que quiere brillar a cualquier precio, enfrentándose a todo con tal de continuar enganchada al poder. Ese no es el espíritu con el que se fundó Podemos, y lo sabes.

Por decencia, por higiene política, por honradez, sería conveniente que explicases qué motivos te han impulsado a tomar esta decisión y a provocar una herida tan profunda en la formación política a la que aún perteneces.

Estándar
Opinión, politica

¿Acoso al pueblo?

acoso javier barvero

Hablar, a estas alturas, de la incontinencia verbal de Fernández Díaz, no tiene nada de novedoso, ni aporta nada que no hayamos sido capaces de percibir desde hace tiempo: que hemos estado siendo gobernados por la derecha más recalcitrante y rancia de este país. El Partido Popular, que en su día relevó a la UCD de Suárez, como un partido capaz de constituirse en una derecha moderada a “la francesa”, ha demostrado, o ha permitido, que lo dirijan los herederos del franquismo, aquellos que encarcelaron, y condenaron a muerte a tantos españoles. Los defensores de la represión, del catolicismo impuesto, de la censura y de la sinrazon, de la España negra, en una palabra. ¿Cómo pueden hablar de democracia los que no creen en ella? Y no se conforman sólo con eso, sino que, además, se permiten el lujo de dar lecciones – serán lecciones de la “democracia orgánica” aquella, que se inventaron.

En su última aparición ante los medios – sus medios – el señor Fernandez Díaz – que se está prodigando especialmente en la prensa, para convencernos de lo pernicioso que sería un pacto PSOE-Podemos, augurándonos las siete plagas y el fuego eterno de los infiernos – compara los sucesos que se produjeron el pasado martes por un grupo de policías antidisturvios contra Javier Barvero, con los escraches que la población ha llevado a cabo contra algunos de los dirigentes políticos. Pues mire – mire usted, que diría su jefe – señor Fernández, la primera y principal diferencia estriba en que no es lo mismo protestar que acosar, exigir que insultar, hacer ruido, que golpear. Claro que, es comprensible, puesto que ese grupo de policías está acostumbrado precisamente a eso, a golpear. Item más, ese corpúsculo de individuos, que, hipotéticamente, tiene que servir a la ciudadanía, y a la que se le propone para desarrollar otras funciones dentro del cuerpo, mantiene una clara ideología cuando grita “rojos de mierda”, luego patentemente claro deja que su disposición no es estar al servicio de los ciudadanos como se requiere de estos profesionales, sino de servir a otros fines muy distintos. En mi opinión, una vez que se investigue quiénes son los autores de semejante desatino, debe abrirseles expediente y expulsarlos del cuerpo. La policía no debe albergar individuos como estos. Cada cual tiene derecho a mantener las ideas que le de la gana y a expresarlas libremente, pero las instituciones están para servir al pueblo.

Estándar