Opinión, politica, Reflexiones

Estupideces las justas

Hacía tiempo que no volvía a tomar la pluma. No sólo el período estival y algunos asuntos personales que han acaparado mi atención últimamente han sido los culpables. También el desencanto.

El desencanto de ser testigo de cómo el PSOE hacía todo tipo de malabarismos, con la única intención de tener un argumento para afirmar que resultaba imposible gobernar con Unidas Podemos.

Defraudado por la falta de habilidad del grupo negociador de la formación morada para haber aceptado la propuesta del PSOE, que se vio inesperadamente descolocado cuando Iglesias se echó a un lado en el momento en que le vetaron.

Sobradamente conocía el PSOE que su (para leer el artículo completo, pinchar aquí)

¿Lo compartes?

Anuncios
Estándar
Opinión, politica, Reflexiones

¿Qué es la izquierda, la derecha y el voto útil?

Ahora existe una especie de pirueta lingüístico-política con la finalidad de abandonar los conceptos de izquierda y derecha en la política. Y una pintoresca obsesión por acomodarse en algo que denominan centro y que ni ellos mismos saben lo que es.

Podrá cambiarse el nombre de las tendencias políticas como se quiera, pero lo que no va a cambiar jamás, mientras esta sociedad no cambie, son los conceptos. La derecha, en los países occidentales, se la llame como se la llame, es la clase dominante, la que acapara los medios de producción, los poderes militares, y los poderes del estado. La izquierda es la que recoge a todos aquellos que sirven a los anteriores, por muy alto que sea su salario, por muy formados que estén, por muy cualificadas que sean sus profesiones, viven al albur de las decisiones que tomen los poderes dominantes. Y el centro, que supuestamente debería ser una posición equidistante entre esos dos conceptos, sencillamente no existe, es algo utópico, una situación ideal en la que las dos fuerzas se equilibrarían y gozarían del mismo poder, por lo tanto falso.

La situación actual nos ha llevado a la estupidez inmensa de creernos que pertenecemos a ese espacio idealizado del centro, y que la izquierda es monstruosa y la derecha, tan sólo un mal menor al que ya estamos acostumbrados.

Al PSOE le encanta jugar con la ambigüedad y anda inventándose nuevas fórmulas como centro izquierda, izquierda social, partido progresista, y zarandajas de parecido jaez, tratando de convencer a propios y extraños de que son los salvadores del mundo mundial y de que sólo hay una forma de que el voto de un elector sea útil, y es votándoles a ellos. Precisamente a ellos que permitieron que gobernase la derecha ladrona, mafiosa, corrupta y desalmada que ha recortado derechos y economías para favorecer a sus amigos y joderle la vida a los más necesitados.

Es necesario que nadie se engañe con la tan manida y repetida estupidez del voto útil. El voto útil es el que le otorgas a aquellos que sabes y han demostrado que van a defender tus derechos, no a aquellos que te han dicho cien millones de veces que van a defenderlos y después te han vendido, con una sonrisa en los labios.

Estándar
Opinión, politica, Reflexiones

Y vuelta la burra al trigo

Pasó el 28 de abril y transcurrió el plazo para la investidura. Y se agotaron todas las horas de todos los días para alcanzar un acuerdo. Y llegó septiembre y se repitió la misma película. Y uno se pregunta por qué. ¿Por qué Unidas Podemos y el PSOE no alcanzaron un acuerdo? Unos dicen que es una cuestión de química, otros que Unidas Podemos se estaba peleando por los sillones, y algunos que Unidas Podemos quería hacerse con el gobierno sin haber sido los ganadores de las elecciones.

Pero existe un hecho cierto: el fracaso de una negociación entre dos partes no depende de una sola de las partes, sino de las dos.

Pedro Sánchez quiso que el pacto fracasara desde el primer momento al vetar a Pablo Iglesias en un gobierno de coalición. “Gobierno de coalición, sí, pero sin Iglesias”, dijo. Obviamente era un golpe a la línea de flotación de Podemos. El PSOE creyó que los morados no iban a aceptar tales imposiciones y ello les daba vía libre para vocear que Pablo Iglesias no deseaba un pacto de gobierno, ni siquiera un gobierno de coalición, sino que su ego estaba por encima y lo único que deseaba era formar parte del gobierno, un puesto, en definitiva, pasar a formar parte de esa casta que tanto había criticado.

Pero Pablo Iglesias se hizo a un lado, lo que descolocó al PSOE, porque ahora ya no podía decir que no al gobierno de coalición. Entonces las mentes pensantes del PSOE, elucubrando entre bambalinas, decidieron ofrecer a Unidas Podemos una especie de suflé, una oferta que no les hacía partícipes en nada de en lo que Unidas Podemos quería tener presencia. Estaban convencidos de que por ahí no iban a pasar. Y así fue. Ese fue el error de Pablo Iglesias, a juicio del que esto escribe, porque si se hubiese aceptado, el PSOE se habría quedado sin cartas y sin ases en la manga, y una nueva argucia habría sido lo suficientemente clara para darse cuenta de que todo no era sino un teatro para no gobernar con la formación que lidera Iglesias.

Y vuelta la burra al trigo. Ahora nos encontramos en el mismo punto que hace seis meses, una nueva convocatoria electoral que nos va a llevar a una situación muy parecida, escaños arriba, escaños abajo.  Muchos, decepcionados tanto del PSOE como de Unidas Podemos, se quedarán en casa, propiciando el ventajismo de la derecha, cuyo electorado es fiel hasta los tuétanos. Y ascenderá, probablemente en votos y en escaños.

La desilusión de la izquierda es su peor enemigo. Si tras las elecciones se produce una situación similar, es necesario que el PSOE se defina y decida con quién quiere gobernar, pero no puede tener paralizado a un país más tiempo. Porque, por si a alguien se le ha olvidado, la obligación de intentar formar gobierno no es de Unidas Podemos, sino del PSOE, que es quien alcanzó la mayoría de votos. Que la información se manipula de tal manera que, a veces, parece que es a la inversa.

Estándar
Opinión, politica, Reflexiones

¡No os enteráis de nada!

Tengo que escribir esto, porque si no, reviento. ¡No os enteráis de nada! Todos los que cacareáis que Podemos ha estado peleando por los sillones, no os enteráis de nada.

Existe una gran, más que confusión, ignorancia, sobre lo que ha estado sucediendo. Pertenecer a los órganos de gobierno es fundamental para poder plantear alternativas. Ya sabemos que el Consejo de Gobierno es un órgano colegiado y que las propuestas se aprueban por votación. Pero si se lleva una propuesta al Consejo, una propuesta que beneficia a un gran sector de la población, y la propuesta se rechaza, entonces se retratan los que la rechazan, porque tendrían que explicar por qué. Y cuando se está en el Consejo de Ministros, se conocen todas las cifras. No valen las mentiras, ni los circunloquios.

Y ofrecer ministerios cuyas competencias están en manos de las Comunidades Autónomas es una burla y una afrenta.

Existe un problema, del que todavía muchos no os habéis enterado. Es un problema grave. Tan grave que es el que no permite que los más desfavorecidos se vean representados en un gobierno. El problema es que alguien inventó una entelequia llamada clase media. El problema es que a una gran mayoría se la llevó a creer que eso existía, y que pertenecían a ella. ¡No os enteráis de nada! La clase media es un mero invento para evitar que la ciudadanía se sitúe en la clase a la que de verdad pertenece, porque sólo hay dos clases: la clase trabajadora y la clase dominante.

Da igual lo que haga Podemos, Izquierda Unida u otras fuerzas de la izquierda. Mientras los ciudadanos se consideren que pertenecen, o que se sitúan en un estatus determinado, la clase dominante gobernará a su antojo, y les regalará las migajas de sus riquezas a los estúpidos que se consideran clase media. Y los que se sitúan en el umbral de la pobreza, nunca les han importado, realmente lo consideran un estorbo, y, como mucho, emplean la caridad. Los desvalidos no necesitan caridad, sino justicia.

Ellos, los que pertenecen a la clase dominante, si tienen conciencia de a qué clase pertenecen. Lo tienen meridianamente claro, y saben lo que quieren hacer con el resto.

Mientras os continuéis tragando las mentiras del PSOE y su falsa socialdemocracia, no os habréis enterado de nada.

Por ello, mi opinión es darles un SI, así de grande. ¡Qué gobiernen solos!, pero sin darles tregua.

¿Lo compartes?

Estándar
Opinión, politica, Reflexiones

¿Qué pacto quieren?

Después de haber escuchado el debate, y después de todo el torrente de noticias que nos han llegado acerca de los pactos a través de los medios de comunicación, la sensación que he percibido en todo momento es que Sánchez, o el PSOE, o el PSOE, o Sánchez, elijan ustedes el orden que más les convenga, nunca han… para continuar leyendo mi artículo, pincha aquí

Estándar
Opinión, politica, Reflexiones

Otra carta abierta, Sánchez

No tienes vergüenza, Sánchez. Acusar a Pablo Iglesias de no ser demócrata es una de las mayores vilezas que se puede escuchar de la boca de un individuo que se considera de izquierdas. Pero tú eres del PSOE, y por tanto, uno debe esperarse cualquier cosa de los que dirigen esa formación política. Cuando necesitaste a Iglesias para investirte presidente en la moción de censura que presentaste, no se te habría pasado por la cabeza proferir esos insultos. Entonces el Secretario General de Podemos te hizo el trabajo sucio, fue el que trató de convencer a los partidos vascos, a ERC (entonces no te resgaste las vestiduras, Pedro, porque rozabas el poder con los dedos), y a otras formaciones para que consiguieses investirte presidente, desalojando a eme punto Rajoy del gobierno.

Tú hablas de democracia, Pedro, tú que representas a un partido cuyos miembros se han lucrado de fondos públicos, y sus dirigentes han mirado hacia otro lado. Tú que defiendes unas siglas manchadas por las sospechas de los asesinatos de Lasa y Zabala. Tú, cuyos ministros han sido encarcelados por llevar a cabo una lucha ilegal contra ETA, utilizando los GAL, haciendo uso de los Fondos Reservados. ¿A eso le llamas democracia, Pedro?

Te refugias, como hace la derecha de este país, en la unidad de España, para defender lo indefendible, para alejar de tu lado a la única fuerza de izquierda de este país. Te molesta Podemos. Los necesitas, pero te molestan. No tienes ningún empacho en pedir la abstención de la derecha, de arrodillarte para que te hagan presidente, porque vosotros le entregastéis el gobierno a ellos. Pero ellos no son tan idiotas como lo fuistéis vosotros.

Queréis aniquilar la figura de Pablo Iglesias desde el principio, porque os resulta molesta, porque os deja en evidencia. Por eso no quieres a Iglesias en el gobierno, porque no vais a poder seguir con el chanchulleo de siempre, ese pacto tácito que tenéis con el PP de yo no levanto tus alfombras si tú no levantas las mías.

Sánchez eres indigno de autoproclamarte de izquierdas, tú si eres indigno de autoproclamarte demócrata, eres indigno de ser un presidente de gobierno de España. Eres indigno y eres mezquino.

Mi voto es NO.

Estándar